Y otro temporal en el Cantábrico

Hoy vuelven a estar en alerta por vientos fuertes Galicia y las comunidades de Cantábrico, lo que se está convirtiendo en la tónica de este invierno.

¿Por qué tantos temporales?

Este invierno, como ya hice referencia en el artículo “hielo en los grandes lagos”, la corriente en chorro está fuerte en Europa occidental, con su disposición habitual de oeste a este. Sin embargo se sitúa un poco más baja en latitud por lo que las borrascas afectan más de lleno a la península Ibérica.

Las borrascas se forman en Norteamérica, como consecuencia del contraste térmico tan marcado que se produce entre el aire frío que se descuelga de Canadá y el húmedo y cálido que asciende desde el golfo de México. Desde allí debido a la circulación general del oeste se desplazan hacia el este, hasta alcanzar las costas europeas. Mientras atraviesan el Atlántico esas borrascas se profundizan debido a que se encuentran sobre aguas más cálidas, y además como avanzan muy rápido por la corriente en chorro, esta profundización se produce en pocas horas, lo que da lugar a las famosas ciclogénesis explosivas.

Una ciclogénesis explosiva es consecuencia de un descenso de presión importante en el núcleo de una borrasca en poco tiempo.

Este invierno los patrones atmosféricos se están manteniendo invariables desde diciembre. El anticiclón de las Azores está muy bajo en latitud y sólo asoma ligeras dorsales entre las borrascas. Debido a la ausencia del anticiclón las borrascas afectan de lleno a Europa occidental.

Es normal que en invierno se den estos temporales, lo que es extraordinario es que lleve camino de dos meses de esta sucesión de temporales sin apenas descanso y tan fuertes. Y de momento, por lo menos hasta mediados de febrero, continuarán los mismos patrones. Hasta que la corriente en chorro no pierda fuerza en nuestra zona y sufra ondulaciones la situación no cambiará.

Estos temporales procedentes del Atlántico, a nuestra tierra nos afectan más bien poco. Las precipitaciones que dejan los frentes que atraviesan la península, salvo que sean especialmente activos, suelen ser débiles, y quizá lo más destacable sea el viento que sí puede ser fuerte, especialmente en la sierra y en puntos de la Mancha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s